Llaman a fomentar en niños y niña sel gusto por la ciencia y la tecnología
Si no tienen acceso a estas herramientas del conocimiento desde la propia familia, no surgirá en ellos el interés, expresó la directora del Covecyt, Angélica Serrano Romero.
Xalapa, Ver.- (AVC/Brisa Gómez) Las niñas y jóvenes tienen oportunidad para acceder al estudio y aplicación de la ciencia y la tecnología, tanto como en casa se les estimule, pues de lo contrario no surgirá en ellas el interés, expresó la directora del Consejo Veracruzano de Ciencia y Tecnología (Covecyt), Angélica Serrano Romero.
En entrevista reconoció que actualmente del total de la plantilla de investigaciones que hay en Veracruz, apenas el 40 por ciento son mujeres, sin embargo una tendencia al crecimiento.
Hizo un llamado a las familias para fomentar en las niñas y adolescentes el gusto de las matemáticas, las ciencias y el uso de las tecnologías, para qué le encuentren a estas áreas del conocimiento y cuenten con la opción de dedicarse a la investigación.
Actualmente, el Covecyt está trabajando en atender específicamente el tema de la labor de las mujeres, pues si bien se ve una presencia importante ya de investigadoras, “vemos ya una mayor incursión en este tipo de actividades” ahora es necesario concretar ese catálogo de trabajos y líneas de estudio.
Las mujeres investigan diversos campos de las ciencias, y pese a que no hay un diagnóstico sobre la presencia de investigadoras, en su mayoría están dedicadas al campo de las ciencias aplicadas y las ciencias sociales.
Entre las investigaciones que se hacen por parte de mujeres, se encuentran campos muy avanzados, como el de la investigación de la migración, tema que ellas han tocado a profundidad sobre diversos aspectos en los que a pocos hombres se les ha visto abordar de esa manera.
En este sentido, resaltó la importancia de hacer que las nuevas generaciones de mujeres se acerquen a la investigación, “así como llevan a las niñas a danza, también llevarlas a talleres de matemáticas” dijo
“Es importante que se siembre en las niñas, ese deseo de investigar” insistió la académica, quien reiteró que para las menores no hay ningún tipo de limitación, más que el que puedan hacerle en casa y que se traduce en no fomentarles ese gusto por el conocimiento, “muchas veces el despertarles ese interés, no se hace”.